Login

Lost your password?
Don't have an account? Sign Up

Cómo proteger mi red WiFi de forma segura y efectiva

Si dispones de un router WiFi en tu hogar, y no lo tienes con protección mediante contraseña, cualquier vecino puede conectarse a la red y aprovecharse de nuestra conexión a Internet, lo que puede acabar convirtiéndose en un riesgo. Te explicamos cómo puedes proteger tu red WiFi fácilmente.

La conectividad WiFi consiste en un tipo de tecnología inalámbrica que utiliza una serie de ondas de radio para la transmisión de datos. Si la comparamos con las conexiones Ethernet más antiguas, este tipo de conectividad se convirtió en una nueva dimensión para el acceso a Internet.

De hecho, una de sus principales ventajas tiene relación con las posibilidades que ofrece, ya que nos permite conectarnos a Internet desde cualquier ordenador (escritorio o portátil), o cualquier dispositivo compatible, sin tener que utilizar cables.

Además, también debemos mencionar otro aspecto claramente positivo: su facilidad de instalación, de manera que tan solo necesitamos de un router WiFi o un dispositivo de conexión inalámbrica para empezar a usarlo sin demasiadas complicaciones.

No obstante, existen igualmente una serie de desventajas añadidas que no tendríamos que olvidar nunca. Una de las más comunes tiene relación con los problemas asociados con la cobertura y la propia señal en sí, lo que puede hacer que no dispongamos de señal en toda la casa u oficina.

Una opción útil a la hora de solventarlo es optar por un router WiFi con una señal mayor, o bien usar un repetidor WiFi, instalándolo en aquellas áreas donde la cobertura no es todo lo buena que en realidad nos gustaría.

Pero hay un problema, y además muy importante: disponer, en casa o en la oficina, de un router WiFi puede dar acceso a Internet a personas en realidad no deseadas, algo muy habitual cuando el acceso es en abierto, no disponiendo de la protección y seguridad necesarias para evitar este tipo de accesos indeseados.

Esto puede causarnos serios inconvenientes. Como, por ejemplo, que esa persona no autorizada acceda a páginas Web de dudosa legalidad desde nuestro router, o que realice un uso intensivo de la conexión hasta el punto de ver reducida su velocidad considerablemente.

Por suerte, asegurar nuestro router WiFi, y proteger así nuestra red doméstica, es más sencillo de lo que piensas. Te explicamos los pasos que debes seguir para poder hacerlo fácilmente.
Estableciendo una contraseña

No hay duda que la mejor manera de proteger el acceso no autorizado a Internet desde nuestro router WiFi es a través del establecimiento de una contraseña, de tal manera que solo quienes dispongan de ella podrán conectarse a la red a través del dispositivo.

En caso de que hayamos contratado Internet a través de una operadora, y un técnico nos ha realizado la instalación del módem-router (de ADSL o de fibra), lo más probable es que se trate de un dispositivo con conectividad inalámbrica. Y que, evidentemente, la conexión haya sido protegida mediante contraseña.

En la mayoría de las ocasiones lo más habitual es encontrar esa contraseña de acceso en una etiqueta situada justo debajo del router, donde la operadora, además, nos ofrecerá información acerca del nombre de la conexión y los datos de acceso al panel de configuración del mismo.

Pero si hemos optado por añadir un segundo router con conectividad WiFi, por ejemplo, para extender la conectividad del router principal, entonces sí es necesario establecer una contraseña nueva.

Para ello debemos acceder al panel de configuración del router que deseemos modificar, accediendo al mismo mediante la dirección IP del dispositivo, a través del navegador Web. Ahora, simplemente debemos buscar, a través de los menús del router, la opción que nos ofrezca la posibilidad de añadir una nueva contraseña.

¿Lo más aconsejable? Escoger una contraseña lo más robusta y segura posible, de manera que es muy recomendable que incluya mayúsculas, minúsculas, caracteres especiales y números. Por este motivo, es conveniente apuntarla en un lugar seguro.
Cambiando la contraseña con regularidad

Es una excelente idea cambiar la contraseña de nuestro router WiFi con regularidad. Aunque esto puede suponer un quebradero de cabeza al tener que volver a configurar y conectar de nuevo todos los dispositivos, se convierte en la mejor opción a la hora de evitar visitantes no deseados que puedan estar al acecho.

Por tanto, es recomendable acceder a la configuración de vez en cuando y modificar la contraseña de acceso.
Manteniendo el firmware actualizado

El router ejecuta un software, conocido con el nombre de firmware, que en esencia se encarga de controlar todo lo que hace el dispositivo, estableciendo los estándares de seguridad para la red, definiendo las reglas acerca de qué dispositivos pueden o no conectarse, etc.

Muchos routers modernos tienden a actualizarse en segundo plano, algo que ocurre habitualmente con la mayoría de los dispositivos predeterminados instalados por las operadoras.

No obstante, siempre es aconsejable asegurarse de que el firmware se encuentra efectivamente actualizado con la última versión, dado que esto significa que dispondrá de los últimos parches de seguridad y posibles correcciones de errores.

Para comprobarlo, tan solo debemos acceder al panel de configuración del router, y verificar esta información en el apartado correspondiente.

James Velasco
http://jmspro.net

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*